ir a la portada de ELPajarito.es

“El alcalde de Águilas autoriza un pelotazo con dinero del pueblo”

Los aguileños pagarán 634.210,66 euros (más de 105 millones de pesetas) por la expropiación de un solar de 1.987 metros cuadrados situado en calle Electra nº 1, junto al campo de fútbol El Rubial, según fuentes del PSOE de Águilas.

Se trata de una operación puramente especulativa, según el grupo municipal socialista, que acusa al alcalde Bartolomé Hernández, del PP, de permitirla “sin vergüenza ni consideración hacia las miles de familias aguileñas que carecen de medios económicos suficientes para cubrir sus necesidades más básicas”.

La misma fuente indica que la parcela en cuestión está calificada en el Plan General de Ordenación Urbana del año 1993 como suelo urbano, sistema general dotacional público. Con posterioridad, en el año 1999, el actual propietario compra la citada finca siendo conocedor de la calificación urbanística. Tanto es así que en el año 2003 solicita al Ayuntamiento una cédula urbanística en la que demanda  información del posible uso del suelo.

Llama poderosamente la atención, añade la fuente, que es el propio titular, en el año 2013, quien ofrece la parcela al Ayuntamiento para su expropiación.

Los socialistas manifiestan su rechazo a que las arcas públicas municipales gasten 634.210,66 euros en esta operación –y así lo hicieron constar públicamente en el Pleno ordinario celebrado el pasado mes de noviembre– porque sostienen que los ciudadanos precisan soluciones y respuestas adecuadas a sus problemas diarios como son la alta tasa de paro local, becas de comedor, ayudas de libros, incremento de apoyo a las personas dependientes y un largo etcétera. Por tales motivos, les parece un despilfarro destinar esa gran cantidad de dinero en una actuación que no consideran en absoluto prioritaria.

Desde el PSOE de Águilas denuncian que “el actual equipo de gobierno apuesta claramente por primar el interés particular frente al interés general del resto de la población” y acusan al alcalde de permitir “una operación puramente especulativa sin vergüenza ni consideración hacia las miles de familias aguileñas que carecen de medios económicos suficientes para cubrir sus necesidades más básicas”.