ir a la portada de ELPajarito.es

Absuelto un padre de abusos sexuales a sus hijos porque estaba "obsesionado con la fimosis"

La Audiencia de Murcia señala que la intención del procesado era "imprimir una educación higiénica a su hijo". La madre había pedido doce años de cárcel para el progenitor
Audiencia Provincial de Murcia

La Audiencia Provincial de Murcia ha absuelto a un hombre, para el que pidieron doce años de prisión por un delito de abusos sexuales a sus dos hijos, menores de edad, porque los hechos no han quedado plenamente probados.

La sentencia señala que en el caso del hijo mayor, que tenía doce años cuando ocurrieron los hechos, el menor ha manifestado que "su padre le cogió la mano y la puso sobre sus genitales, restregándola sobre su pantalón mientras dormían juntos. Ante su extrañeza el hijo le preguntó qué hacía y este le respondió que se había confundido creyendo que era su madre".

Como recoge la sentencia, estos hechos no fueron puestos en conocimiento de la madre hasta que esta le cuenta al hijo que su hermano pequeño podía presuntamente haber sido objeto de tocamientos en los genitales por parte del padre.

Tras la declaración del acusado en el juicio oral, la sala recoge que "queda clara la obsesión del progenitor de que sus hijos no tuviesen fimosis, y que tal obsesión le llevó a insistirle al pequeño que se tirase del pellejo para atrás" e incluso que en alguna ocasión "el padre le empujase el miembro viril para que desapareciera la fimosis".

El menor aseguró en el juicio que "una vez le tocó su padre abajo y que si no se tocaba se la cortaría", en alusión de que tirase para atrás la piel del pene. También se recoge en la sentencia que el pequeño explicó que "una vez el padre le dijo cómo se tenía que hacer y se la estiró y le salió líquido blanco al padre", aunque esta manifestación no la había hecho anteriormente, ya que, además, la investigación se inició sin que este menor hubiera dado su versión, obteniéndose estas declaraciones sobre el posible abuso sexual en la sexta sesión con la psicóloga. La Audiencia Provincial estima que su informe carece de relevancia porque la psicóloga es hermana del abogado de la acusación particular.

Así, la sala considera que "se trata de una educación sexual no compartida por el común de padres, pero no por ello se considera que suponga que el progenitor tuviese intención de abusar sexualmente de su hijo", además de "una conducta higiénica que trataba de imprimir a su hijo".

Como consecuencia de la sentencia absolutoria, se levantan las restricciones que establecían la prohibición de acercamiento y la comunicación con sus hijos menores.