ir a la portada de ELPajarito.es

Tensión electoral y mucha campaña durante el único debate a la presidencia de la Región

La gran mayoría de las respuestas de los candidatos estuvieron enfocadas en resaltar las políticas nefastas llevadas a cabo por el Partido Popular durante los veinte años que lleva gobernando, además de la corrupción generalizada
De izquierda a derecha, Pujante (Ganar la Región de Murcia), Urralburu (Podemos), Tovar (PSOE), P. A. Sánchez (PP), Nebot (UPyD) y M. Sánchez (Ciudadanos), durante el debate organizado por Ucomur. (Fotos: Carlos Trenor)

Con un aforo casi completo, la tensión electoral dejó huella en el único debate político que ayer reunió a los seis candidatos a la presidencia de la Región de Murcia. El evento organizado por UCOMUR (Unión de Cooperativas de la Región de Murcia) fue moderado por el subdirector del diario La Verdad, Joaquín García Cruz, y contó con la presencia de Pedro Antonio Sánchez (PP), Rafael González Tovar (PSOE), José Antonio Pujante (IU-V dentro de la coalición Ganar Región de Murcia), César Nebot (UPyD), Óscar Urralburu (Podemos) y Miguel Sánchez (Ciudadanos).

Llamadas a ser una de las elecciones autonómicas más reñidas, el acto congregó a un buen número de políticos de todas las formaciones entre el público, con sus palcos reservados, que dieron muestras de apoyo o rechazo, dependiendo del interventor en ese momento, junto al resto de ciudadanos curiosos por conocer, de primera mano, a los candidatos y a su futuro presidente.

En sus más de dos horas de duración, el debate se dividió en nueve preguntas contestadas en apenas unos minutos por los candidatos, relacionadas con diversos temas como los pactos de gobierno, el proyecto de Región de cada formación, medidas contra el desempleo, la economía social y cooperativista, el sistema educativo tanto público como concertado, la gestión del agua y, no podía faltar, iniciativas concretas de transparencia.

Visiblemente divididos en dos bandos, Pedro Antonio Sánchez por un lado y el resto de candidatos por otro, la gran mayoría de las respuestas estuvieron enfocadas en resaltar las políticas nefastas llevadas a cabo por el Partido Popular durante los 20 años que lleva gobernando, además de la corrupción generalizada que acaparó buena parte del discurso político.

De este modo, todos los candidatos, a excepción de Sánchez, tienen claro que no pactarían con partidos que lleven imputados en sus listas, marcando la línea roja de los acuerdos que podrían llevarse a cabo tras los comicios.

José Antonio Pujante resaltó que sueña con una Murcia "sin desahucios, sin corrupción, donde se potencie otro sistema económico que no sea el ladrillo, que tenga en cuenta las potencialidades de la Región y sea sostenible".

Para César Nebot “tenemos una Murcia estrangulada por la corrupción, falta de agua y paro, que puede ser mucho mejor. Nos merecemos una Región donde llegue el agua, con mejores infraestructuras”.

“Nuestra prioridad es cambiar las prioridades. Queremos recuperar la ilusión y el modelo debe decírnoslo el ciudadano. Los murcianos no quieren una Región con paro y corrupción”, afirmó Miguel Sánchez.

Por su parte, Rafael González Tovar abogó por “una economía productiva, no especulativa”, ya que “los murcianos han tenido un gobierno que nos ha endeudado”.

Óscar Urralburu quiso matizar que “corrupción y paro tienen un apellido: Partido Popular”, además, “las cuentas públicas deben estar publicadas y ser transparentes, limitar el número de asesores y el sueldo de los políticos”.

Pedro Antonio Sánchez recordó que “ya existe un portal de transparencia”, en clara alusión a las críticas recibidas por el resto de contrincantes. Además, imitando a sus compañeros del partido en el gobierno, Sánchez realizó una mueca al partido liderado por Iglesias. "Nosotros no somos de podemos o queremos, sino de hacemos", en cuanto a dar voz a los ciudadanos poniendo en marcha  la Ley del Buen Gobierno.

Un sofoco irremediable

Durante el acto, el candidato popular fue reiteradamente abucheado por el público asistente, especialmente en materia de transparencia, educación y gestión del agua.

Aunque el sofoco de Pedro Antonio Sánchez estuvo visiblemente presente durante todo el debate, tampoco perdió color cuando en mitad del acto comunicaron la detención de Rodrigo Rato, a lo que Sánchez comentó que “la justicia es para todos”, lo que provocó, de nuevo, la reacción del público de la sala.

Añadir nuevo comentario