ir a la portada de ELPajarito.es

La pantomima de los ‘populares’ murcianos no impide que la Región avance hace la supresión de los aforamientos

El PP, que se saltó su pacto con Cs, no tiene mayoría suficiente para bloquear la reforma del Estatuto de Autonomía, aprobado en el Congreso pese a la abstención de PP, PDCAT y PNV
Víctor Martínez (i), portavoz del PP en la Asamblea Regional de Murcia, y Fernando Martínez-Maillo, en los pasillos del Congreso (Foto: Efe)

Murcia sigue avanzando hacia su meta de ser la primera Comunidad Autónoma en suprimir los aforamientos. El Congreso ha dado el visto bueno a la reforma de su Estatuto impulsada por Ciudadanos y que ha sido apoyada por todos los grupos a excepción de PP, PDCAT y PNV, que se han abstenido.

Ello supone una victoria para los de Albert Rivera, que han conseguido imponerse a los conservadores. Ellos, que se habían "tragado las lentejas" de sus socios en Murcia, se han saltado el pacto, pero no podrán paralizar la reforma ni siquiera con su mayoría absoluta en el Senado. 

El nuevo texto estatutario salió de la Asamblea de Murcia aprobado por unanimidad. El PP tuvo que votar sí a la supresión de aforamientos si quería que Cs le apoyara para poder investir a Fernando López Miras en sustitución del imputado Pedro Antonio Sánchez. Era el único punto del nuevo pacto entre ambas formaciones. Los conservadores cumplieron su parte suponiendo que podrían paralizar en Madrid la aprobación final de la nueva ley. 

Y así ha sido, en parte. El PP se abstuvo en la votación alegando que aprobar una reforma así en Murcia y no en otras Comunidades sería implantar en España un "reino de taifas". Además, el diputado encargado de defender la postura de los conservadores, Bernabé Pérez, alegó que el lugar adecuado para debatir sobre qué aforamientos limitar, a quiénes y por qué motivos sería la subcomisión del Congreso encargada de buscar "una nueva Justicia en España".

Pacto con Ciudadanos

Tanto Pérez como el portavoz del grupo popular en la Asamblea murciana, Víctor Manuel Martínez, defendieron en la tribuna que no es "justo" limitar los aforamientos en Murcia y no en Andalucía, Canarias o Valencia, entre otras, y aseguraron estar a favor de estudiar una limitación de los mismos, pero no de forma exprés y sólo para una Comunidad.

Después, fuentes de su partido defendieron que no están incumpliendo ningún pacto con Ciudadanos porque, en Murcia, ni siquiera existe ya un pacto. El único punto del mismo era el ya relatado: ellos apoyaban la reforma del Estatuto allí y los naranjas, a cambio, permitían a los conservadores mantener el poder en la Comunidad tras la dimisión de Pedro Antonio Sánchez.

Pero contaban ya con un as bajo la manga. Su intención era retrasar al máximo su votación en la Cámara baja. Sin embargo, una vez que el Pleno ha dado luz verde a la misma, poco podrán hacer para frenarla. Ahora el texto pasará a la Comisión Constitucional, donde se abrirá un período de enmiendas de 15 días que, de contar con el visto bueno de la Mesa, serían prorrogables sine die. Teniendo en cuenta que PSOE, Cs y Podemos han votado a favor, todo apunta a que no retrasarán el resto de la tramitación y el PP no tiene mayoría suficiente para impedirlo. 

Añadidas las enmiendas, el texto volverá al Pleno del Congreso -donde se da por hecho que recogerá un resultado similar al de hoy- y de ahí pasará al Senado. La Cámara alta dispone de 30 días para admitirlo a pleno e, incluso aunque el PP pase el rodillo de su mayoría absoluta para votar en contra -algo difícil de explicar porque se trata de una ley que sus propias siglas aprobaron en Murcia-, el Congreso podría levantar el veto del Senado en una segunda vuelta.  

Por todo ello, los naranjas se mostraron exultantes en los pasillos del Congreso: "Ya se lo advertimos a Rajoy: si el PP no cumple lo que tiene firmado buscaremos otras mayorías. La regeneración democrática se hará con o sin ellos", dicen. 

Esta vez sí pueden apuntarse una victoria en su haber. Aunque el PP, con su abstención, ha vuelto a trampear su pacto en común. "Nadie ha dicho, cuando la apoyamos en Murcia, que tuviéramos que apoyarla también aquí", esgrimía un alto cargo popular. A Cs, hoy, sólo le importaba colgarse la medalla: "No tienen palabra, pero tampoco tienen votos suficientes para impedir que se aprueben cosas que no les gustan", concluyeron las fuentes consultadas.

Leer más

m

loading...

Añadir nuevo comentario