ir a la portada de ELPajarito.es

Ballesta, varias veces consejero y nuevo alcalde, critica “a los que viven de la política”

José Ballesta.

Sin mayores sorpresas, gracias a la abstención de Ciudadanos, el ‘popular’ José Ballesta fue elegido alcalde de Murcia el sábado tras confirmar Mario Gómez, cabeza de lista de la formación naranja, que no presentaría candidatura. El resto de grupos votó a sus candidatos y, al no alcanzar mayoría absoluta, al PP le bastaron sus 12 votos para proclamar primer edil a Ballesta.

El ritmo solemne y protocolario que caracteriza este tipo de actos se rompió en varios momentos con los gritos de “Ballesta dimisión” desde la calle cuando aún no había finalizado el escrutinio de los votos en el salón de plenos. Desde las pajareras, los aplausos de apoyo a Ballesta se mezclaron con el coro de “El tren por abajo, nosotros por arriba” por parte de miembros de la Plataforma Pro-Soterramiento.

Una vez elegido, Ballesta cedió su turno de palabra a los portavoces de la oposición como un gesto de “la nueva forma de hacer política que comienza en el Ayuntamiento”.

Durante todo el acto los discursos de buenas intenciones de los distintos partidos se centraron en valores como la transparencia y la necesidad de acercar la política a la ciudadanía tras unos resultados electorales que han puesto de relieve la necesidad de pactos y acuerdos.

Nacho Tornel, portavoz de la plataforma Cambiemos Murcia, en una breve intervención antes de la votación quiso poner en valor que “somos personas normales y corrientes, no profesionales de la política”. Tornel manifestó el compromiso de su grupo como servidores públicos de “cumplir con los derechos de los ciudadanos y trabajar en favor de las familias más necesitadas”.

En la misma línea, Alicia Morales, portavoz de Ahora Murcia, mostró su voluntad de diálogo y “el rechazo a las estrategias políticas”. También defendió el carácter municipalista e independiente de su candidatura en defensa “del bien común, la lucha por acabar con los desahucios, defender el patrimonio cultural y la apuesta por un municipio sostenible e integrador”. El final de su intervención, Morales se acompañó de fuertes aplausos y gritos de “Sí se puede”.

El cabeza de lista de Ciudadanos, Mario Gómez, sentado en el lateral derecho del consistorio junto a sus cuatro compañeros de grupo, declaró su intención de asumir con responsabilidad su papel como “oposición dura” y la necesidad de regeneración política en el Ayuntamiento. Por ello, se congratuló de que su partido “consiguiera dimisiones” y manifestó su deseo de que Cámara dimitiera antes de que acabara el día.

Como el más veterano y la más joven, la mesa de edad y la sesión estuvo presidida por José Ignacio Gras, portavoz del grupo socialista, junto a la edil de Cambiemos Margarita Guerrero, la primera concejala inmigrante de la historia de Murcia. En su intervención como candidato, Gras citó unos versos de Eloy Sánchez Rosillo para expresar su ilusión por que "la penumbra dé paso al amanecer" del municipio de Murcia. Recalcó “la participación, la transparencia y la eficiencia” como elementos fundamentales en el desarrollo de la nueva legislatura.

Quizá ante la previsión de una legislatura compleja por delante, José Ballesta mostró la cara más cercana y amable de la política durante todo el día. En ambas intervenciones como candidato y posteriormente como alcalde hubo constantes referencias a la dignificación de la política, valores como la humildad y la voluntad de generosidad, con referencias a Flaubert y Ortega y Gasset, entre otros. Fue claro en su distinción entre “los políticos que viven de la política y los que viven para la política” para desautorizar a los primeros. Además, manifestó compartir sueños y responsabilidad con todos los allí presentes.

Los grupos de la oposición al completo agradecieron el gesto y desearon suerte en esta nueva etapa a Ballesta. Tanto Tornel como Morales expresaron su lealtad a la institución como servidores públicos y un deseo de que la retórica dé paso a los hechos en favor de una nueva etapa política. Gómez y Gras expresaron su compromiso como oposición de control, de debate y propuestas.

En ausencia del alcalde saliente, Miguel Ángel Cámara, que no quiso acudir al acto de investidura para desear suerte al nuevo consistorio, el bastón de mando le fue entregado a Ballesta por parte de Gras, presidente de la mesa provisional.

El decálogo del día después

Un día después de tomar posesión, Ballesta no resistió la tentación de presentar en un comunicado de prensa el decálogo en el que se sustentará la gestión municipal en los próximos cuatro años, es decir, los principios fundamentales sobre los que sustentará la acción de gobierno.

Palabras como humildad, ejemplaridad, diálogo y cercanía, que ya mencionó ayer en su discurso de investidura, son las que incluye en los cuatro primeros puntos del decálogo porque, según dice, pretende gobernar "sin exclusiones, con humildad y sentido común", según informa Efe.

"Administraremos el dinero público buscando la excelencia en la gestión y buscaremos el consenso en cada una de las acciones que realicemos", añade. "Estaremos siempre abiertos al diálogo con todas las fuerzas políticas con representación y daremos mayor protagonismo a las comisiones del Ayuntamiento para fomentar el debate y la participación", agrega.

A su juicio, el equipo de Gobierno deberá ganarse el puesto cada día y las cuentas serán sometidas a evaluación pública anual. "Nuestro último objetivo siempre será hacer de Murcia una ciudad agradable para vivir y trabajar, que genere nuevas oportunidades de empleo, atractiva para los turistas y segura para los inversores. Una ciudad, en definitiva, donde prime la calidad de vida de las personas que en ella habitamos", concluye.

 

Añadir nuevo comentario