ir a la portada de ELPajarito.es

“Es un acto de justicia entrar libremente en la Cárcel Vieja acompañado de represaliados del franquismo”

Listas en la puerta de la cárcel vieja de murcianos muertos en campos de concentración. (Foto: Bruno Jordán)

"Es un orgullo y un acto de justicia poder entrar libremente a este edificio y hacerlo acompañado de José Fuentes Yepes y José Castaño, que tienen más de 90 años, fueron represaliados en el franquismo y permanecieron encarcelados en esta prisión durante su juventud", declaraba Pedro Pina Máiquez, presidente de la Asociación de Memoria Histórica de Murcia-Tenemos Memoria, al inicio de un acto reivindicativo que tuvo lugar ayer en las dependencias de lo que sigue siendo conocida como Cárcel Vieja de Murcia. El acto tenía como objetivo que el mayor número de personas comprendan y asuman "que no ha lugar al Olvido, sino que, por el contrario, es preciso seguir reivindicando con énfasis Verdad, Justicia y Reparación para las víctimas del franquismo" y, en concreto, "que el Ayuntamiento tenga en cuenta la petición de destinar una parte de la antigua prisión a la memoria de los presos de la dictadura franquista en el proceso de rehabilitación de este espacio.

El acto contó, lógicamente, con la presencia de estos dos luchadores antifranquistas que mencionaba Pedro Pina: el maestro republicano, depurado por el franquismo, José Castaño, y con José Fuentes Yepes, antiguo miembro de las Juventudes Socialistas Unificadas. Ambos estuvieron encarcelados en este edificio por motivos políticos y atendieron profusamente a los numerosos medios de comunicación que allí se había dado cita. A sus puertas, numerosas personas podían leer en listados manchados con tinta roja, a modo de gotas de sangre, los nombres de los 282 republicanos, entre los que se encuentran 5 mujeres, ejecutados en Murcia por la represión franquista entre abril de 1939 y la primavera de 1945 así como los de los 285 murcianos muertos en los campos de concentración nazis entre los años 1940 y 1945.

Hace unos meses, el ayuntamiento de Murcia anunció su intención de convocar un concurso de ideas para dar un destino a la cárcel vieja de Murcia, un edificio con declaración de Bien de Interés Cultural (BIC). Y por éste motivo la Asociación de Memoria Histórica de Murcia-Tenemos Memoria se ha dirigido, en primer lugar, al alcalde, y después, a todos los grupos municipales de este Ayuntamiento, solicitando su apoyo para que dicha Asociación sea tenida en cuenta a la hora de decidir el destino del edificio Cárcel Vieja. 

En concreto para que, al menos, una parte del edificio se dedique a honrar la memoria de los cientos de murcianos, y de otras regiones de España que, acabada la Guerra Civil y hasta bien entrada la Transición (año 1981), pasaron por sus celdas y pagaron con su libertad, y en muchos casos con su vida, la represión franquista. La dignidad de las víctimas que sufrieron violación de sus derechos humanos por motivos tales como la libertad de asociación política, sindical, religiosa, civil y de orientación sexual, nos obliga a honrar su memoria, como ya se ha hecho en otros establecimientos penitenciarios de España, de Europa e incluso de América Latina.

El objetivo de la Asociación es que el Ayuntamiento tenga en cuenta la petición de destinar una parte de la antigua prisión a la memoria de los presos de la dictadura franquista en el proceso de rehabilitación de este espacio. "Creemos de justicia", sostiene esta asociación, "convertir parte de la Cárcel en un memorial histórico que dignifique la memoria de las cientos de personas que pasaron por sus celdas, privados de libertad, y de aquellos que fueron fusilados tras haber sido encarcelados allí".

Moción en el Ayuntamiento de Murcia

Es por ello que hoy jueves se debatirá una moción en tal sentido que la asociación presentó a los grupos políticos municipales. De ellos, tanto Ahora Murcia como PSOE, Cambiemos Murcia y Ciudadanos -si bien este último partido con objeciones sobre el uso del término "franquista"- han decidido sumarse a la iniciativa y reclaman en su moción conjunta que el Ayuntamiento inicie urgentemente el proceso de consultas para decidir el uso final de la Cárcel Vieja de Murcia, llamando para ello, entre otros colectivos, a la Asociación MHMU-Tenemos Memoria.

También solicitan que una parte del edificio se dedique en un futuro próximo, y con carácter permanente, a erigir un espacio-museo que honre la memoria (con nombre y apellidos) de las víctimas de la represión franquista, del exilio, y en defensa de los derechos humanos así como que se solicite la cofinanciación de esta obra con fondos europeos.

Aclara la moción presentada que la comúnmente conocida como Cárcel Vieja de Murcia "funcionó como centro penitenciario desde el 8 de junio de 1929 hasta el año 1981, fecha en que cierra definitivamente sus puertas" y que en 1984, poco después de su cierre, "comienzan los estudios para la posible transformación del edificio en museo,  y se incoa la calificación como Bien de Interés Cultural".

Se inicia aquí un proceso largo en el cual la delegación de hacienda en 1998 tramita un expediente de declaración de ruina e insta la demolición del edificio para albergar la nueva sede de dicho organismo.

En 1999 la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, tras estudiar la solicitud remitida por el Colegio de Arquitectos y la Consejería de Cultura, se pronuncia públicamente a favor de la conservación y recuperación del edificio. Así tras el proceso de negociación entre Ayuntamiento de Murcia y el Ministerio propietario de la Cárcel en 2013 el edificio pasa a propiedad municipal. 

El pasado 20 de febrero de 2015 -dice la moción- "el anterior alcalde de Murcia anunció a bombo y platillo un concurso de ideas para la recuperación de este inmueble histórico, se nos decía que el proceso participativo incluiría en una primera fase reuniones con colectivos artísticos, colegios profesionales, asociaciones empresariales, universidades, conservatorios y escuelas de arte y diseño para definir las bases del concurso.

Sin embargo, a día de hoy la Cárcel Vieja se encuentra en avanzado estado de ruina que exige una urgente restauración. Para que ésta sea racional y efectiva, es necesario conocer previamente el destino al que se va a dedicar dicho edificio. Y ese destino entendemos que debe de ser consensuado con los vecinos y organizaciones de la sociedad civil".

Memoria histórica en la cárcel vieja de Murcia

Añadir nuevo comentario