Domingo, 24 Septiembre, 2017 - 15:48
ir a la portada de ELPajarito.es

Importancia de los objetivos financieros: ¿cómo fijarlos?

Por regla general, toda persona que no tenga completamente claro cuáles son sus objetivos relacionados con las finanzas, es posible que esté inclinada a no llevarlos a cabo y ser seguidora de los préstamos urgentes.  Es algo así como una especie de barco desorientado que no cuenta con dirección o camino alguno.

Otro ejemplo muy evidente que sirve para entender de manera sencilla lo que sucede con quienes no tienen bien fijadas sus metas financieras, es a ese conjunto de personas que se plantean deseos muy errantes e imprecisos como aspirar conseguir un sueldo de 6 cifras o hasta más.

El problema está en que no cuentan con un plan para lograrlo, y por lo tanto, el deseo se queda allí estancado, sin materializarse, o sea, no se trazan una idea o la forma en la cual conseguirán sus metas.

En pocas palabras, si no contamos con un plan de acción, en efecto no comprenderemos en su totalidad el modo en que nos alcanza el dinero. Como consecuencia, tomaremos un comportamiento financiero insano, malgastaremos todo, olvidaremos ahorrar, no sabremos usar el préstamo obtenido en kreditos247.es y utilizaremos la tarjeta de crédito sin pensar.

De aquí nace la importancia de trazarnos objetivos financieros. Pero, ¿cómo fijarlos?

Para lograrlo, sólo debemos seguir los siguientes pasos:

  1. Lo primero y más importante es definir el objetivo financiero junto al plan que llevaremos a cabo para lograr dicha meta. Paralelo a ello, debemos examinar cuáles son nuestras costumbres y estado financiero, es decir, saber en qué gastamos nuestro dinero, y si no lo sabemos, lo ideal es sacar las cuentas correspondientes hasta hallar la respuesta.
  2. Tras haber cubierto los gastos derivados de la comida, luz, agua, internet, teléfono, alquiler, etc; prosigue verificar nuestra rutina y darle importancia al destino diario, semanal, mensual y anual del dinero.
  3. Luego de determinar cada uno de los hábitos donde empleamos el dinero, debemos estar al tanto de si realmente necesitamos o no seguir realizando esos gastos. Si la respuesta es negativa, entonces lo ideal es explorar y hacer uso de opciones más económicas. Ahora, si la respuesta es positiva, entonces debemos continuar así.
  4. Seguidamente, es decir, después que hayamos obtenido la cantidad de dinero a la que podamos dejar de gastar por tratarse de cosas innecesarias y que estamos facultados para abandonar, pensemos en qué cosa útil podemos gastarlo o simplemente qué podemos hacer con él.
  5. Por último planifiquemos en qué lo emplearemos para así prevenir derrocharlo en cosas sin sentido ya que si hacemos lo contrario puede que al principio quedemos complacidos, sin embargo, al pasar los días percibiremos la falta a la que hemos incurrido.

Recordemos que los pasos y el camino que debemos seguir para materializar una meta no sólo financiera, sino también de cualquier índole, es extenso.

No obstante, podemos lograrlo de manera paulatina con empeño y disciplina. De esa manera, estaremos facultados a destinar nuestro dinero al ahorro o sencillamente asignarlo en aquello que permita acercarnos más a nuestros propósitos.

Añadir nuevo comentario