Lunes, 23 Octubre, 2017 - 02:39
ir a la portada de ELPajarito.es

El chocolate y sus beneficios: una paseo por la historia de la bebida de los emperadores

El chocolate, elemento delicioso por el que perdemos la cabeza, ha sido un bien apreciado en el mundo entero, desde hace siglos. Es que es delicioso, en cualquiera de sus tantas variedades y presentaciones diferentes. Era un favorito del emperador azteca Moctezuma, y también es el nuestro, aunque actualmente consumimos una versión algo distinta de la bebida preferida del rey mexica. Se dice que Moctezuma lo consumía en enormes cantidades en el siglo XVI, no menos de cinco tazas al día, siempre en una copa que, naturalmente, era de oro. El emperador de los aztecas valoraba particularmente las propiedades afrodisíacas de esa bebida amarga y picante, obtenida del cacao, que en la época llamaban cacahuatl o xocoatl.

Pero su historia se remonta aún más atrás, ya que desde el  siglo VII los pueblos antiguos de Sudamérica utilizaron las semillas del cacao para producir una bebida que, por sus importantes beneficios, pasó de hecho a ser moneda corriente de intercambio - un poco como lo fue la sal para los antiguos romanos-. Gracias a Cristóbal Colón, los europeos accedimos a conocerlo aunque no fue hasta algo más tarde que se comprendieron sus delicias, cuando Hernán Cortés, quien entró en contacto directo con Moctezuma, la trajo al nuevo mundo junto con sus secretos de producción. 

Ahora bien; además de su delicioso sabor, el chocolate posee una serie de importantes beneficios para la salud, y es hora de destacarlos, así como de derribar el mito de que su consumo es perjudicial para las dietas, o que no deben consumirlo las personas que quieren bajar de peso.

  • Representa una importante fuente de flavonoides, que son componentes antioxidantes de origen vegetal;

  • debido a la presencia de estos flavonoides, resulta ideal para combatir la hipertensión, las inflamaciones y el colesterol malo;

  • es un antidepresivo natural, mejora el humor y el estado de ánimo en general;

  • muchos expertos sostienen que por sus propiedades vasodilatadoras, el chocolate podría aumentar el flujo de sangre que llega al cerebro, mejorando en consecuencia la atención y también la concentración;

  • por esta misma propiedad, la de mejorar la circulación, puede tener un impacto directo en la vista;

  • y también gracias a sus excelentes propiedades antioxidantes, protege las arterias y previene la arteriosclerosis y  las enfermedades cardiovasculares, como el infarto y el ictus;

  • posee teobromina, que es una sustancia capaz de calmar la tos, razón por la cual muchos medicamentos y pastillas la incluyen en sus composición; de hecho se lo estudia como un elemento que podría sustituir eventualmente la codeína.

Hay muchos tipos de chocolate. Veamos los más conocidos:

  • el chocolate de tipo fundente, que es el más utilizado en la cocina porque posee un aroma muy pronunciado;

  • el chocolate amargo, que no presenta agregados de azúcar y que es muy utilizado en pastelería;

  • el chocolate blanco, que no es un verdadero chocolate porque está hecho de manteca de cacao, leche y azúcar, y es utilizado en postres;

  • el chocolate con leche, que suele agradar a los más pequeños, y que es muy usado en los huevos de Pascua;

  • el chocolate de cobertura, que presenta un alto contenido de manteca de cacao y que tiene la propiedad de fundirse de manera homogénea, por lo que se lo usa principalmente en pastelería;

  • el cacao puro, que es un modo alternativo de obtener un fuerte aroma de chocolate y resulta excelente para las preparaciones frías

Todos estos tipos de de chocolate y algunos más se presentan en una infinita variedad de productos, postres de todo tipo, helados, galletitas, frutas bañadas en chocolate, huevos y tantos otros. La industria también nos presenta muchas variantes y algunas de ellas, como el caso de Chocolate Slim, constituyen una importante fuente de energía y alimentación que resulta ideal para las personas que quieren bajar de peso.

Este chocolate posee naturalmente todos los beneficios que mencionamos antes, a los que se suman los de otros de sus componente como la fibra, que es fundamental para el sistema digestivo y también para ayudar con la sensación de saciedad; la proteína de suero, que suelen ingerir los deportistas; la lecitina de soja, que ayuda a la eliminación de los depósitos de grasa arterial y protege el hígado; el glucomanán, que es una semilla de  origen asiático que sirve para controlar el apetito y estabilizar el colesterol y los triglicéridos; y un importante complejo de vitaminas y minerales.

Este tipo de producto es la prueba fehaciente de que el chocolate puede ser nuestro mejor amigo, más aún cuando estamos a dieta. Tomar esta bebida trae otros muchos beneficios: mejora la circulación de todo el organismo y particularmente la de la piel, es un energizante natural y un poderoso diurético.

Y una última, gran ventaja de Chocolate Slim: no genera efectos rebote.

 

Añadir nuevo comentario