ir a la portada de ELPajarito.es

La chica de Elche liberada de una secta en Perú tenía 5 niños a su cargo y está desnutrida

La joven está ahora en un programa de atención a víctimas, asegura que no quiere volver a España y sigue defendiendo al líder de la secta
Patricia Aguilar con su hija /Foto: EFE)

El Gobierno peruano ha ingresado a Patricia Aguilar, la joven ilicitana captada por una secta hace un año y medio, en un Programa de Atención a Víctimas y Testigos, según ha informado el Ministerio Público a través de las redes sociales. En este programa también han ingresado las otras dos mujeres que fueron rescatadas junto a Patricia, tras detener al líder de la secta. Cuando la encontraron, la joven estaba desnutrida, con muy mal aspecto, en mitad de la selva en una zona conflictiva y con una hija que nadie sabía que tenía y que nació el pasado 28 de mayo. Además, tenía a otros cuatro niños a su cargo.

Las tres mujeres prestaron este jueves declaración ante la Fiscalía, que mantiene la acusación de trata de personas sobre el detenido, según han confirmado al diario Información fuentes de la familia. Tanto las mujeres como los niños, y el bebé que Patricia Aguilar ha tenido con el líder de la agrupación, están recibiendo asistencia médica. "El bebé tenía picaduras de mosquitos por todo el cuerpo. La Policía nos ha trasladado que si no llegan a intervenir, podría haber muerto". Y es que Patricia, su bebé y los otros cuatro menores rescatados, vivían en una cuadra en mitad de la selva, en unas condiciones de salubridad "lamentables", según Información. De hecho, la familia ha apuntado a que Patricia posee una infección bacteriana de la que está siendo tratada.

Los menores, con edades inferiores a los diez años, eran explotados para trabajar el grano de café, que luego vendían en los mercados. El Ministerio de igualdad ha acogido la custodia de todos los menores, a excepción del bebé de Patricia Aguilar, cuyos familiares han confirmado que sigue con ella.

Alberto Aguilar, el padre de Patricia, pudo ver de lejos este jueves a su hija, pero no han podio entablar conversación con su hija. Sí ha trascendido que no quiere volver a España, y que sigue defendiendo a Félix Steven Manrique, líder de la secta. Por tanto, la familia ha pedido que separen a las tres mujeres rescatadas, ya que siguen en contacto y "pueden consensuar una coartada, pues el vínculo de la secta es muy fuerte, y deberían separarlas para tratar de romper esa unión", según Información.

Añadir nuevo comentario