ir a la portada de ELPajarito.es

El cante

No me digan que no tiene sus diferentes lecturas esta imagen recogida en su día por Carlos Trenor del todavía presidente del PP murciano, Pedro Antonio para los amigos. Lamento, quejío… en todo caso, sugiere cante. Quizá entonces, cuando se tomó la foto tras la imputación formal del TSJ, era solamente un sinrubor por peteneras, algo teatralizado, otra de las puestas en escena que tanto amaba. Ahora, unos pocos meses después –una eternidad para la abochornada ciudadanía que va quedando– y a pique mismo de calentar banquillo después de la canícula, andará de vacaciones fundiendo la paga doble del sueldo público que aún percibe, así por el morro y con el compadreo de la élite del partido, ya desatada en cuanto a desvergüenza se refiere. Con otra mirada menos severa, la instantánea podría recordarnos a Chiquito de la Calzada ("no puedo, no puedo"). Monólogos de similar índole aunque con menos gracejo le hemos oído en otros tiempos a este fistro profesional que mantenemos.