ir a la portada de ELPajarito.es

Un grupo inversor de Singapur negocia con Samper hacerse con el Real Murcia

Jesús Samper, dueño del club, en una imagen de archivo.

El Real Murcia podría cambiar de propietario en breve. Según han publicado algunos medios, Jesús Samper, actual dueño del club, estaría cerca de transmitir el paquete mayoritario de acciones a un grupo de empresarios asiáticos, comandados por Zainudun Nordin, presidente de la federación de fútbol de Singapur y diputado del parlamento de ese país, informó ayer Alejandro F. García en Murciaeconomía.

El acuerdo para la venta del club se cerraría por un montante de 3 millones de euros en 'cash' para Samper, y además el grupo inversor se haría cargo de la deuda que arrastra el club, cifrada en cerca de 40 millones de euros, salvo la parte de la misma que corresponde a las aportaciones de capital hechas por el actual propietario en los últimos años, cifradas en unos 10 millones aproximadamente.

El resto de los acreedores son Hacienda y la Seguridad Social, con otros 10 millones, y el resto corresponde con proveedores, intermediarios, ex jugadores y otras empresas a las que el club debe dinero. El club tiene un convenio de pagos aprobado por la juez concursal y ya ha incumplido varios plazos de dicho plan de pagos, por lo que la situación económica actual es crítica y apremia encontrar una solución para ponerse al día y evitar una posible liquidación.

La operación ha sido auspiciada por un empresario archenero, Antonio Perea, quien se dedica a la intermediación en negocios en Oriente Medio. Perea, declarado seguidor murcianista, llevaba años buscando inversores para desalojar a Samper del despacho presidencial de Nueva Condomina, si bien hasta ahora sus intentonas habían sido desechadas por el dueño por ser consideradas poco serias. Ahora Perea, quien entró en contacto con Nordin después de invertir en un club de fútbol de Singapur, parece haber dado en el blanco.

Algunas fuentes dicen que la operación está prácticamente cerrada, y sólo queda completar el proceso de 'due diligence' que ha exigido el comprador. Un 'due diligence' son las investigaciones previas a la firma del contrato, un proceso algo más complejo que una auditoría. No se trata de un mero trámite, pues el grupo inversor ha advertido que no quiere 'sorpresas' y que no está dispuesto a hacerse cargo de ningún adeudo extra que no se conozca a la fecha de la firma de las escrituras.

El periodista de Onda Regional Gregorio León informó el lunes de que se acercaba el fin de la operación, y el diario La Verdad fue el primero en informar, el pasado 13 de agosto, del interés de este grupo y de Perea en comprar el Real Murcia.

Añadir nuevo comentario