ir a la portada de ELPajarito.es

Remozan la muralla árabe de La Glorieta afectada por la contaminación del parking

José Ballesta, alcalde de Murcia, durante la visita a la muralla.

El Ayuntamiento de Murcia ha remozado la muralla existente en el aparcamiento de La Glorieta. Los trabajos consistieron en la limpieza, señalización e iluminación, ya que los restos arqueológicos, situados en el segundo sótano del aparcamiento, estaban afectados por la contaminación ambiental y la humedad. El presupuesto invertido en esta recuperación ascendió a 36.000 euros.

"Conservar nuestras raíces y nuestro patrimonio forma parte fundamental de nuestro proyecto de ciudad", afirmó el alcalde en la presentación de este fragmento recuperado de la muralla que rodeaba la ciudad de Murcia desde Verónicas hasta San Juan, al tiempo que anunció la intención del Consistorio de acometer cuanto antes la recuperación del tramo de muralla de la calle Sagasta.

Además de señalar "la relevancia indudable de recuperar y rehabilitar el patrimonio", el alcalde se refirió a "la trascendencia de poner en valor estos elementos que, en su conjunto, contribuyen a reforzar la atracción turística". En este sentido José Ballesta recordó que uno de los objetivos establecidos para estos próximos cuatro años es doblar el número de visitantes y para ello "es fundamental llevar a cabo actuaciones como esta y mejorar las infraestructuras de acceso a la ciudad para que puedan venir más turistas" por carretera, vía ferroviaria y aérea.

Baluarte defensivo

La limpieza, que se realizó de forma manual, permitió eliminar el hollín incrustado a lo largo del tiempo. A continuación, se aplicó una capa impermeabilizante para conservar los restos y se consolidaron los paramentos de la muralla.

La intervención se complementó con la instalación de una nueva iluminación con proyectores que alumbran todo el tramo, incluyendo una luz de color al muro de hormigón armado de la pared, con el fin de que sirva de marco expositivo.

Además, los trabajos incluyeron el pintado de este muro de hormigón y la barandilla del sótano primero, en la zona adyacente a la muralla, la limpieza del pavimento del aparcamiento y la mejora de la cartelería informativa existente. Con esta actuación se buscó también retardar cualquier deterioro que pudieran originar los distintos factores de afección.

Este tramo de la muralla árabe, de 24 metros de longitud, está compuesto por un bastión o baluarte defensivo de planta rectangular con un lienzo de antemuralla a cada lado. Construido en el siglo XII, está formado por un tapial de hormigón de cal y formaba parte del sector meridional del sistema defensivo de la ciudad, ubicándose en su proximidad la denominada Puerta del Sol, demolida en el siglo XIX y que daba acceso a uno de los ejes principales de la Murcia musulmana.