ir a la portada de ELPajarito.es

Kalimotxo, cerveza y mucho punk rock en el F*ck Censorship de Villena

Los asturianos Desakato volvieron a arrasar con su estilo y su entrega en el escenario.

Este pasado sábado pudimos asistir a una nueva cita con el mejor punk rock en Villena. Desde muy temprano, el público hizo frente al frío y el viento, pero estaba justificado viendo el cartel que se avecinaba.

Destacar entre otros, las presentaciones de Narco, Reincidentes, Lendakaris Muertos, EUKZ, el buen hacer de Segis, del que esperamos siga dando mucho de que hablar en los escenarios, y el directo impresionante de Desakato.

Abrieron Los de Marras, con un público fiel que llenó más de la mitad del coso de la plaza de toros. Un público fiel que pudo disfrutar de los clásicos de esta banda levantina. Acto seguido, los navarros Josetxu Piperrak & The River Rock Band dieron rienda suelta a un repertorio lleno de himnos del punk como Cualquier día, que hizo vibrar la cúpula del recinto.

En tercer lugar, EUKZ presentó disco ante una plaza llena hasta la bandera, para dejar paso a los asturianos Desakato, que volvieron a arrasar con su estilo propio y su entrega en el escenario, desde el comienzo con Animales hambrientos hasta terminar con Cada vez. No paran de crecer, y aún les queda mucho que dar.

Segis

lendakaris muertosTerminado este directo, y sin apenas dejar de movernos, aparecieron en escena los Narco, presentando su Espichufrenia, más electrónico, pero sin perder nada de la potencia a la que nos tienen acostumbrados.

Sobre las 21:30 horas empezó el esperado regreso de Segis, que entregaron todo para que la fiesta no decayera y dejar el ambiente caliente para los incombustibles Reincidentes, sustitutos de Boikot, con nuevo disco bajo el brazo, Vergüenza, lleno de temas sobre la realidad social.

Pasada la media noche, los Lendakaris Muertos salieron para presentar Podrán cortar la droga pero no la primavera, viniéndose arriba el público con temas como Detector de Gilipolleces, Gora España o Veteranos de la kale borroka, con su humor ácido característico.

Para terminar, Maniática hizo las delicias de sus seguidores más fieles. Todo un grupo con solera por el que parece que no pasan los años.

En definitiva, un gran cartel, con una gran organización, para un festival que seguirá creciendo con toda seguridad.

 

Añadir nuevo comentario