Lunes, 23 Octubre, 2017 - 02:48
ir a la portada de ELPajarito.es

1º Semifinal del Concurso del 57 Festival del Cante de las Minas

Esther Merino con Rosendo Fernández. (Foto:jch)

"La ira de dios se desata en la madrugada en el campo de Cartagena. El vendaval furioso atraviesa la sierra minera aullando desgañitado agitando palmeras y pitas."

Primera de las tres semifinales en concurso. Cinco cantaores, dos bailaoras, dos guitarristas, un pianista y un bajista son los primeros en la competición.

Miguel Meroño presenta la Gala agradeciendo al público su asistencia. Comienza el primero de la noche, el pianista cordobés Juan Antonio Sánchez de la Torre, pretendiente al premio Filón que viene acompañado por cantaor, bajo eléctrico, violín, percusionista y palmero... Ahí es ná. Sus dos temas fueron la sagrada taranta y unas bulerías. Bien. Todo en su sitio en las dos interpretaciones y he de decir que me llamó la atención la mesura con la que marca las teclas, suavito, dulcemente, con pasión comedida. Aplausos del público.

Seguidamente otro aspirante al Filón, el bajista eléctrico Pedro Martínez "Pedrito Martínez", de Gerona, que subió a interpretar el taranto. Difícil tarea la del catalán meterse en semejante berenjenal ante público tan notable y nos deja embobados con esos compases extraídos de su herramienta, un bajo eléctrico de seis cuerdas. Suenan las armonías de la taranta como con eco, extraídas desde lo más hondo como en la mina. Aplausos. Seguidamente subió una cantaora a acompañarle por tangos. Bien. Una sorpresa estas experiencias sonoras, me atrevería a llamar extremas, pero en mi cabeza todavía resuena la soleá apolá del bajista Pepe Bao, Filón 2013.

Tiempo ahora para el cante, con el sevillano Vicente Muñoz Gelo que viene acompañado por Juan Martínez Solero a la guitarra. Entró por malagueña, con el melisma ajustado. Interpreta bien aun con algunas faltas en la dicción de su cante. Muy correcto en las formas y maneras ambos. Luego, en la toná, estiró garganta demostrando poderío. Muy bien. Aplausos.

Más cante a continuación, y una vez más Montse Pérez sube de nuevo a este, su escenario principal. En esta ocasión a la de Almeria le acompaña el guitarra Juan de Dios Pérez Rodríguez. Montse viene a por todas, con cuatro cantes. Comenzó por caracoles, los de "María Reyes" -caracoles del Piyayo-, y luce la voz en el melisma que estira y estira aguantando el tono. Bravo. Luego, para seguir arriba, por cartageneras, las que le salen de rechupete, y aquí se luce Juan de Dios esperando a que su señora entre en el tercio, ese que alarga sobrá de pecho. Tal vez rematará un poca floja de fuelle, pero solo tal vez. Siguió por mineras, y de nuevo el torrente de su garganta y el compás justo de Juan de Dios ajustando el suelo. Muy bien. Y para concluir su participación cantó por seguiriyas, y lo hizo muy bien recibiendo aplausos y silbidos de la audiencia al acabar su actuación.

La primera bailaora de la gala entra en escena. María Macarena Ramírez Cepero viene de Cádiz acompañada por la guitarra de Juan José Alba, el cante Saúl Quirós y dos palmeros. Su primera pieza es el taranto, la gravedad del baile, al que acude de volantes floreados (tipo pachtwork), lejanos los tiempos del negro riguroso. Muy bien todo: cuerpo, manos, brazos y pies, gestos y alma en la cara de la bailaora que se esfuerza en mantener el zapateao. En su segundo baile interpretó la caña, ese cante rugoso que nos devuelve al campo, a la fragua. Viste de faralaes blanco de lunares negros, tocada de sombrero gris cordobés. El baile es seco. Entre la silla y el sombrero monta una coreografía distinta a lo que tenemos acostumbrado, sin olvidar ninguno de los pasos de su baile en el que demuestra conocimiento y sabiduría, con los cantaores ofreciendo espectáculo con las voces a dúo. Remató muy bonito. Muy bien. Aplausos.

El cante de nuevo en el escenario. Miguel Meroño presenta a la ganadora del Melón de Oro 2017, y finalista de la Lámpara Minera 2016, Esther Merino Pilo. Viene acompañada por Rosendo Fernández, guitarrista oficial del Festival. Seria en su semblante, vestida de largo en oro. Empezó por la tierra, con la minera de Pencho Cros a la que siguieron los compases de la de Encarnación, poderosa, con Rosendo sin florituras, firme a las cuerdas. Tremenda. Luego taranta y malagueña, la del Mellizo: "hincaíto  de rodillas...", subiendo y bajando tono sin marearse. Muy bien. Para rematar su intervención nos alegró por tangos, pletórica de garganta. Estupenda. La de Badajoz viene a ganar... veremos a ver.

Tiempo para la primera guitarra a concurso al Bordón Minero. Viene de Alicante y se llama Alejandro Hurtado García. Para la ocasión compite con taranta y seguriya. Es su toque limpio, brillante, armonioso. No abusa de escalas ni se complica sin dejar de demostrar dominio y conocimiento. Muy bien. Aplausos.

De nuevo el baile. Esta vez es una murciana, de nombre Maria José Pérez Pérez, "Mayse Pérez", que viene escoltada por Miguel Pérez al toque y dos cantaores. Para su primera intervención ofreció su baile de taranto, vestida de faralaes carmesí. Y cómo se luce la bailaora, con cuanta garra demuestra su arte. Muy bien. En su segundo baile interpretó unas cantiñas, ya en la finalización de la Gala (cercanas las tres de la mañana), que resolvió con conocimiento manejando su bata de cola, azul claro y lunares blancos, con superioridad y maña. Muy bien ella y la compaña que recibieron los aplausos del escaso público que aguantaba en el Antiguo Mercado.

Otro cantaor en la noche. Este es de Cádiz, de nombre José Antonio Romero "El Perrito", al que le acompaña al toque Antonio Muñoz Fernández, guitarrista oficial del Festival. Posee José Antonio un timbre singular, timbre que articula sin abusar, aun demostrando tiento y arte en su cante. Comenzó con malagueña, que desarrolló bien, con Antonio llevándole en palmitas. Siguió por mineras, subiendo el registro vocal. Muy bien. Para finalizar cantó por cantiñas, de letra singular, donde se soltó el pelo mareando el registro de manera personal. Muy bien. Aplausos.

La segunda guitarra de la noche viene de Cádiz y la toca el joven Didier Chacón, otro de los hijos del Festival del Cante, aspirante en otras ocasiones del ansiado trofeo. Y una vez más demuestra conocimiento y técnica en sus dos piezas, la complicada taranta y las festeras bulerías. Extraordinario en su manejo de los dedos, en sus escalas vertiginosas, en su ir y venir en el mástil. Muy bien en ambas (a mí me gustó más la taranta, pero en cuestión de gustos...) Aplausos y olés para el joven.

Ya, la última en liza de esta primera gala fue la sorpresa de la noche, esa que siempre aparece cuando menos te lo esperas.  Es mujer joven -aunque se muestre antigua de semblante y actitud-, de Huelva, y viene con Luis Calvo a la guitarra. Comenzó por mineras, y ya nos asustamos del poderío de Araceli Campillos a la voz. Brava. Luego se fue por tarantas, por todo lo alto, sin despeinarse, logrando momentos muy flamencos en el cante. Fantástica. Cerró por tangos, cantados a su manera con su escudero a la par, detrás de ella en todo momento. Muy bien.

Para hoy viernes 11, tercera y última semifinal, tendremos las actuaciones de:

-Al cante: Evaristo Cuevas Rodríguez, Rocío Belén Cuesta Espina, Alfredo Tejada Zurita, Francisco Javier Soria "Kiko Peña"

-Al baile: Fernando Jiménez Torres y Vanessa Coloma Suárez

-A la guitarra: Israel Cerreduela Martínez y Luis Medina Blanco

-A los instrumentos: Andrés Izurieta al charango, y Pablo Suárez García al piano

Feliz velada y suerte para todos y todas.

 

Añadir nuevo comentario