ir a la portada de ELPajarito.es

Estamos vivos de milagro

Ramona López
Un convoy con mercancías peligrosas en la zona próxima al paso a nivel de Santiago el Mayor. (Foto: cadenaser)

Los accidentes ocurren, no es nada nuevo. Ocurrió con el Alvia, un tren que según decían los responsables políticos tenía “todas las garantías de seguridad” y que acabó convirtiéndose en el peor accidente ferroviario de la historia reciente de España. Los afectados aún se preguntan cómo es posible que el Ministerio de Fomento pusiera en servicio una línea sin que existiera el preceptivo informe de seguridad de un evaluador independiente. Ocurrió en el metro de Valencia, un accidente cuya causa fue sobreseída con una celeridad más que sospechosa porque se esperaba la visita del Papa y del cual lo que único que tenemos claro es que hubo un peritaje chapucero, falta de rigor a espuertas y un aluvión de datos falsos. ¿Responsables? En la versión oficial, lo normal es que sea el conductor (sobre todo si no sobrevive), el mal tiempo, la fatalidad o la divina providencia. La cruda realidad es que esos accidentes tienen responsables políticos, servidores públicos bajo cuya gestión no se han tomado las medidas preventivas necesarias para evitar tales sucesos o para minimizar su impacto; políticos que se protegen unos a otros haciendo uso de medios de comunicación que actúan como auténticos gabinetes de prensa que les cubren las espaldas, tiran balones fuera, culpan a la oposición de hacer uso partidista de una desgracia… Como si no conociéramos esto ya. Al final de todo quedan un puñado de muertos, familias amargadas y líderes políticos (cómo olvidar al inefable Juan Cotino haciéndose pasar por su hermano cuando Évole le llamó por teléfono) que van pasando de un puesto a otro, echando años atrás hasta que la tierra sobre los muertos se endurezca y el caso se olvide. Esto pasa. Ha pasado.

“En Murcia y Alcantarilla hay circulando por en medio de la ciudad trenes con mercancías peligrosas como ácidos corrosivos y otras sustancias que pueden ser altamente explosivas… el equivalente a unas 21.000 bombonas de butano”

Una de las cosas que hace de los seres humanos animales evolucionados es que aprendemos. ¿Aprendemos?

En Murcia y Alcantarilla hay circulando por en medio de la ciudad trenes con mercancías peligrosas como ácidos corrosivos y otras sustancias que pueden ser altamente explosivas. Para que nos hagamos una idea, atraviesa cada día nuestra ciudad el equivalente a unas 21.000 bombonas de butano. El grupo municipal Ahora Murcia ha denunciado esta situación pero el director general de Transportes, Costas y Puertos, Jose Ramón Díez de Revenga, ha contestado que la circulación de trenes de mercancías por Murcia “no es peligrosa” y que “nunca ha habido en la zona ningún accidente reseñable”. Claro, un accidente no es accidente hasta que ocurre y quizás si lo hubiera habido no estaríamos aquí para contarlo o estaríamos en el párrafo anterior de este artículo, lamentando desgracias unos y rehuyendo responsabilidades otros. También ha añadido el director general que no hay riesgo porque los trenes en esa zona circulan a una velocidad muy baja. No, no es un chiste, lo ha dicho el director general.

Ojalá que no ocurra, pero para que no ocurra no basta con desearlo, tendremos que demostrar que hemos aprendido algo y aplicar medidas preventivas que eviten desgracias, porque luego los muertos se olvidan y el vivo vuelve al bollo, pero las vidas perdidas no se recuperan y la tristeza permanece en las familias y en las ciudades durante generaciones. Los accidentes ocurren en situaciones de riesgo, y éstas pueden ser evitables si hay voluntad política de trabajar por el bien común y no sólo cara a la galería, en el mejor de los casos, y en el peor, por el lucro y el medro personal o partidista. Es irresponsable mantener a la población en una situación de riesgo, sobre todo porque la solución no es complicada: desde hace años está proyectado el bypass de Beniel que sacaría esas mercancías peligrosas de la ciudad. El problema es que este bypass aún tardará un buen puñado de años en ser una realidad porque al PP murciano lo único que le interesa es hacer llegar el AVE a Murcia del Carmen antes de las elecciones de 2019. Todo lo demás es para ellos ruido de unos cuantos “mataos”.

@aclarandotemas

 

 

Añadir nuevo comentario