ir a la portada de ELPajarito.es

El nuevo PSOE a la luz de un nuevo sistema de elección de cargos

Julián Molina Illán

Hablamos de nuevo PSOE y damos por hecho que tenemos claro de qué estamos hablando. Sin embargo, y tras haber comprobado la cantidad de definiciones y expectativas distintas con respecto a este tema, después de haber hablado como muchos compañeros y compañeras y de reflexionar hondamente sobre la cuestión organizativa, presento en este artículo la siguiente propuesta.

Nuevo PSOE. Las estructuras orgánicas, no solo en el PSOE, sino también en los demás partidos políticos, han estado y están demasiado mediatizadas por lo que podemos denominar “la confianza”. Esto es, la elección de cargos para el desarrollo de responsabilidades basadas en la creencia personal y en el conocimiento, siempre parcial y subjetivo, de las personas. Alguien pregunta: “¿a quién conocemos para que se haga cargo de según qué cosa…?”, y otro responde: “yo conozco a una persona idónea para el cargo, es uno que estudió conmigo y es una persona estupenda…” Luego pasa lo que pasa. La confianza traicionada por la incompetencia, la inadecuación, los intereses personales y las corruptelas. Aún peor, el clientelismo y el “agradecimiento estomacal” que lleva a defender cualquier cosa que vaya a favor de la persona que nos ha nombrado, aunque esto pueda no ser necesariamente lo mejor para la ciudadanía, o el partido.

“La nueva realidad organizativa debe democratizar y profesionalizar más la elección de los cargos electos de manera que nos aseguremos que, de verdad, son l@s mejores”

Creemos elegir libremente cuando votamos a un grupo de compañer@s en una lista cerrada. Qué va… si la mayoría de las veces no nos queda más remedio…

El nuevo PSOE es un concepto que empieza, antes que nada, por la concepción de que las responsabilidades son cosa de tod@s, asumidas según criterios de idoneidad, adecuación, formación, mérito y preparación. La pregunta automática, y aquí viene lo revolucionario de esta propuesta, es: ¿quién y de qué manera elige a la gente en este nuevo PSOE? Debemos modernizar y profesionalizar la elección de la mayoría de nuestros cargos a través de un Departamento de Personal, como hay en las grandes empresas, capitaneado por psicólog@s sociales y de la personalidad, que serían las personas encargadas de buscar a la gente necesaria entre la militancia y l@s simpatizantes. Para ello es necesaria la puesta en marcha de lo que podría denominarse Operación Talento, consistente en la creación de una base de datos con los aspectos curriculares y personales que puedan ser de ayuda para el partido, y, por ende, a la sociedad. A modo de ejemplo. Imaginemos que el partido necesita una persona que se encargue de un área que podríamos denominar “Tercera Edad”. Accederíamos a esa base de datos donde tendríamos a personas especializadas, y conoceríamos, además, su disponibilidad personal. A partir de ahí podríamos discriminar su adecuación más específica a través de una entrevista. De esta forma la militancia que siente que puede y debe participar activamente, puede presentar sus credenciales al partido y ser requerida en un determinado momento, y no como hasta ahora, que la única manera de participar era “ser amig@ y hacerle la pelota a alguien”, lo cual no ha garantizado nunca la elección de l@s mejores para desarrollar las distintas tareas. Más bien lo que se ha garantizado ha sido una mediocridad mantenida en el tiempo; un Principio de Peter sublimado durante 23 años. Ya está bien. Hacen falta nuevas estructuras organizativas.

Otro elemento importante es la descentralización de la toma de decisiones, de manera que el espíritu del Gran Hombre se termine de una vez (abundaremos en este concepto en otro artículo, pero adelantaremos que por “espíritu del Gran Hombre” debemos entender la preeminencia de esa figura superlativa, paternal y fascistoide que todo lo sabe, todo lo controla, todo lo decide y por la que la propia supervivencia pasa por hacerle la pelota adecuadamente todos los días…). Necesitamos transversalizar las tomas de decisiones haciéndolas más participativas; necesitamos confiar más en los grupos de trabajo y que nuestro líder sea, en realidad, un dinamizador de equipos.

La nueva realidad organizativa debe democratizar y profesionalizar más la elección de los cargos electos de manera que nos aseguremos que, de verdad, son l@s mejores. Me explico. Una vez puesta en marcha la Operación Talento, quien mejor conocerá el talento que hay en el partido será el propio partido. Así, en unas elecciones generales, si las encuestas nos dan, por ejemplo, cinco diputad@s para el Congreso, el partido podría proponer aproximadamente el triple de candidatos y candidatas entre aquellos que más se adecúen al momento político actual: economistas, médic@s, ingenier@s, expert@s en nuevas tecnologías, en integración social… etc, y la militancia ser la que decida el orden en el deberían aparecer en la lista electoral a través de una votación sumaria. Es decir, el partido propone, y la militancia dispone.

Con estas propuestas, en el nuevo PSOE se acabaría el “amiguismo” y el “dedismo”; se propiciaría la emancipación del talento y, unido a la limitación de cargos, se ampliaría extraordinariamente el abanico de oportunidades.

Tomémoslo como un deber, y cumplamos.

 

Comentarios

Enviado por JOSE MARTINEZ el

muy interesante tu cronica y desde torre pacheco salvemos al campo de cartagena y al mar menor

Enviado por La reflexión, e... el

Mejoraría sin duda. No solo para elegir sino para poder recurrir a cualquiera de los compañeros cuando se tengan necesidades de arreglar la casa, carpintería , electrodomesticos , mayores, jóvenes, calidad asistencial, calidad laboral, recursos etc. Sabiendo las cualificaciomes de los compañeros podemos ayudarnos entre todos para que el día a día sea mejor

Añadir nuevo comentario