ir a la portada de ELPajarito.es

Felicidades para la izquierda

J.L. Vidal Coy

No puedo menos que felicitar a la izquierda murciana, y cartagenera, y lorquina, y así hasta 45, por lo bien que lo ha hecho en esta época preelectoral y en este tiempo electoral. De los otros, los del Partido que dice que es popular pero no podrido, mejor no hablar: bastante tienen con los casos que arrastran en los juzgados y más que suficiente con que no podrán cumplir, afortunadamente, tantas promesas insensatas como han hecho. Ah! Y en cuanto a los de la marca naranja, habrá que ver si se quedan sin discurso de cara a las generales apoyando en Murcia y en Valencia a los que ahora, aún, gobiernan.

Vamos pues a congratularnos por lo bien que lo han hecho los de la izquierda. A unos, los felicito por negar la evidencia y renunciar a su pasado militante presentándose como no-izquierda. Muy hábiles. A ver para qué sirve. A otros, por forzar al máximo sus reglamentos internos para repetir en la cúpula de la lista a los mismos de siempre. A aquellos otros, por querer volver a ser lo que una vez fueron y dejaron vergonzantemente de ser cuando mandaron. O por cargarse el resultado de unas primarias a última hora porque el candidato resultante no gustaba al aparato. Seguro que repitirían comportamiento si se quedaran solos. A unos pocos más allá también les haría ver mi alegría porque pasan del dictamen de su órgano de control interno y siguen haciendo lo mismo que hacían antes de que este se pronunciara criticándolos.

Tengo que felicitar, incluso, a algunos que han preferido denunciar en los centros oficiales para ahondar heridas, en vez de correr tupidos velos que todo lo curan... hasta que las urnas se pronuncien. También, a quienes han ido de sobrados antes de ser oficialmente nada. Mil gracias. O a los que se nutren políticamente de encuestas, en vez de necesidades. Y a todos, a una, los felicito por el espectáculo que acaban de dar de desunión, celos, recelos, desconfianza, puñaladas traperas, incapacidad para el acuerdo y solipsismo.

“Nuestra” izquierda ha emulado, corregido y aumentado con creces el espectáculo bochornoso de la tradicional división. Y ha sido incapaz de emular lo de Barcelona. En Madrid puede salvarse, porque ha encontrado una figura aglutinadora y no sectaria, la jueza que será clave de bóveda para los próximos cuatros. Aquí no.

Aquí ha faltado, falta, esa figura representativa capaz de aglutinar distintas y divergentes voluntades, pero con la misma sensibilidad básica. Alguien, como Ada Colau o Manuela Carmena, que renuncie a ser mesías o lideresa, pero sepa hacer cristalizar las aspiraciones de la gente a través de vehículos organizativos y sin hipotecarse a ningún partido, como representante de una coalición. ¿No hay nadie así en la Región? Parece que no.

Por todo eso hay que felicitar a la izquierda murciana, cartagenera, lorquina, etcétera... hasta 45. Por una vez que parece que los electores están movilizados y bien movilizados para darle portazo –aunque no tan fuerte como se merece– al partido de los líos y los juzgados, la clase política de izquierda, la nueva y la vieja, ha sido incapaz de ofrecer un instrumento potente para capitalizar el descontento de los ciudadanos. Solo es de desear que los votantes de izquierda muestren algo más de cordura que quienes les piden el voto, y vayan todos a votar para que haya algo que celebrar.

Comentarios

Enviado por Alter Ego el

La madurez cívica, en lo personal y en lo social, para mí, tiene mucho que ver con la capacidad de asociarse. Siempre según qué deseos y objetivos, pero asociarse. A ver si esta desunión es una prueba de la falta de desarrollo....No sé si con la vieja terapia eclesiástica de encerrarlos a todos y que no salgan hasta que no tengan un proyecto común esto tiene arreglo, pero de momento, tenemos ideologías sin posibilidad de llevarlas a la práctica. Esa impotencia es el resultado de tanta ideología sin salida.

Añadir nuevo comentario