ir a la portada de ELPajarito.es

Máster favor

Juan A. Gallego Capel
José Luis Mendoza, presidente de la Fundación San Antonio, propiedad de la UCAM. (Foto: Carlos Trenor)

 

Si Cristina Cifuentes consigue trato de favor para lograr un máster de una universidad pública, no quiero ni pensar que se podrá lograr de una privada. Hace unos siete u ocho años, Italia denunció a España ante la Comisión Europea por anomalías en la formación de un máster impartido por una desconocida Universidad Católica San Antonio de Murcia para ciudadanos italianos licenciados. Al Gobierno italiano comenzaron a llegarle títulos de la UCAM para que los convalidara. Italia pidió a la UE que interviniera ante lo que consideraba una irregularidad.

“La UCAM es una factoría de vender títulos universitarios, un feudo del Partido Popular donde reside gran parte de su clientelismo, un monstruo y una vergüenza para la Región de Murcia”

La UCAM acepto prácticas realizadas antes de que se hubieran licenciado y algunas incluso en campamentos de verano. Como el título era válido ante la UE, los italianos pagaban, venían aquí y evitaban su examen. Por esas fechas, unos 1.400 abogados italianos ya se habían colegiado en Murcia previo pago, esos sí, de unos 3.000 € en la Universidad Católica. Realizaban un curso por Internet, llegaban en avión a Alicante, pasaban un test, se colegiaban y podían ejercer en Italia. Se libraban así del duro examen que se exige para ejercer a los licenciados en Derecho de ese país. Otras universidades españolas habían aprovechado la rendija, pero fue la Católica de Murcia la que más la utilizó.

Al amparo en los Acuerdos con el Vaticano, de 1979, surge una universidad católica que no necesitó de la autorización de la Administración. Con una peculiaridad: la universidad no pertenece a la Iglesia, sino a una fundación, la San Antonio, creada en 1984 por su ilustre presidente y gran canciller José Luis Mendoza. El caso es que se apropio de un Monumento Histórico-Artístico Nacional, el Monasterio de Los Jerónimos del siglo XVIII (El Escorial murciano).

En la Región de Murcia, su poder es absoluto, y además presume de ello. Una consejera de Educación (del PP) insinuó que la UCAM ofrecía títulos no homologados y fue cesada fulminantemente. Su poder se mide por la altura de los adversarios que ha vencido. Siempre cargos relevantes, pero claro, cuenta con el paraguas del poder económico, mediático y político que durante tantos años ostenta el PP; los tiene cogidos a todos por las partes bajas. Todos los rectores de la Universidad pública en la región han intentado pararlo en la Comisión Universitaria para la Regulación del Seguimiento y Acreditación, del Ministerio de Educación, y la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), a instancia de algún colegio profesional, ha intervenido en alguna ocasión. Pero nadie respira. Dijo el señor canciller que era por celos, por la envidia de la Politécnica de Cartagena al constatar que la UCAM disponía de mayor alumnado.

La UCAM es una factoría de vender títulos universitarios, es la “Cosa Nostra”, un feudo del Partido Popular donde reside gran parte de su clientelismo, un monstruo y una vergüenza para la Región de Murcia. Como mínimo, habrá que exigir con rotundidad que la Comunidad Autónoma cumpla con su papel de control y policía administrativa. Un negocio privado no debe utilizar los recursos públicos y como mínimo se le debe exigir al alumnado que compitan académicamente en igualdad de condiciones.

 

Comentarios

Enviado por Pepito Grillo el

Yo soy exprofesor de la UCAM y doy Fé de todo esto. En mi caso, se nos pidió modifica la nota de un alumno suspenso en la defensa de su TFM. Nos negamos y no supimos más del asunto hasta que pedí un certificado de docencia y vi que esté alumno había aprobado en la defensa de nuestro tribunal con un 5. En otros casos he visto como alumnos suspensos han aparecido aprobados en la convocatoria siguiente. Este caso no solo me ha pasado a mí sí que es un modus operandi muy común. Si a todo esto añades que ahora se han puesto de por medio la mafia de E-Magister, quiénes si regalan títulos a diestro y siniestro. Todo se diga también que esto no es para todo el mundo, la mayoría de alumnos de la UCAM aprueban con esfuerzo.

Añadir nuevo comentario