ir a la portada de ELPajarito.es

Luchar contra la impunidad

Juan A. Gallego Capel

Las reivindicaciones de las víctimas del franquismo no pertenecen al pasado; esto conforma nuestro presente, porque el problema no está resuelto, seguimos esperando. No puede ser sepultado. El Estado fue represor y tiene la obligación de dar respuesta.

Dará que hablar, implica mucho compromiso que sea el mismo Pedro Sánchez, el secretario general del PSOE, el que esta misma mañana visite el cementerio de Paterna, donde explicará la posición del partido surgida del último congreso con respecto a la memoria histórica, en la que se aboga por una reforma en profundidad de esta ley. El acto tendrá lugar en el paredón del cementerio de Paterna, donde durante el franquismo se fusiló a más de 2.300 personas, y dará la oportunidad a que familiares y asociaciones participen en él.

“La calle que defiende Rajoy rendía tributo a uno de los 35 altos cargos del franquismo imputados por la Audiencia Nacional en el sumario instruido por Baltasar Garzón”

La ley de Memoria histórica que sacó adelante Zapatero se quedó "corta". Se hace preciso avanzar, por lo que se hace necesaria su reforma. Hace más de 40 años desde que una lápida de 5 toneladas de granito serrano sepultó al dictador. La recuperación de la democracia perdida en 1936, la modernización y democratización del país avanzaron en España aparcando o suspendiendo la reparación de las víctimas de la dictadura. Desde hace poco más de una década comenzó a hablarse de memoria histórica. Dos palabras con múltiples términos que componen una asignatura pendiente para la modernización de España.

No es la primera vez que miembros del PP desprecian a las víctimas del régimen con comentarios burlones y ninguneo a la memoria histórica. Hace unos días el mismo presidente del Gobierno manifestó no entender por qué una calle donde él había vivido la habían rebautizado con el nombre de la escritora gallega Rosalía de Castro. Se refería a la calle Salvador Moreno; ¿pero quién fue ese Salvador Moreno cuya memoria reivindica Rajoy y que todavía da nombre a un colegio privado en la ciudad?

Un golpista. Participó desde el inicio en la sublevación militar contra el gobierno democrático. El 18 de julio dirigió la rebelión en el Arsenal de Ferrol, apoderándose del crucero Almirante Cervera, fondeado en el puerto y que era protegido por oficiales y soldados fieles a la República. Ascendido a capitán, en las semanas siguientes utilizó ese mismo barco para bombardear Gijón. Ya en 1937, comandó el acorazado Canarias, con el que bombardeó a la población civil que huía de Málaga en dirección a Granada (en la conocida como desbandá), provocando entre 3.000 y 5.000 muertes. La actuación del Canarias fue fundamental además para que el ejército nacional controlara el Estrecho de Gibraltar. En 1939 fue proclamado ministro de Marina, cargo que desempeñó en dos etapas (1939-45 y 1951-57), siendo ascendido a almirante en 1950 y muriendo en 1966 a los 80 años de edad. En 2008 fue uno de los 35 altos cargos del franquismo imputados por la Audiencia Nacional en el sumario instruido por Baltasar Garzón, por los delitos de detención ilegal y crímenes contra la humanidad cometidos durante la guerra civil y en los primeros años del régimen.

Los verdugos de ayer tienen en sus descendientes a los cancerberos de la Historia. Todavía existe una amnesia social sobre la Memoria republicana, favorecida por un Estado que, con todas sus herramientas, silencia, oculta y tergiversa el relato histórico de la lucha por la democracia. Entre la Ley de Amnistía de 1977 y la de Memoria Histórica de 2007, en España se han realizado políticas anti-memoria, con el afán de las instituciones de que ésta quede recluida en el ámbito estrictamente familiar. En la Región de Murcia, quedan más de 14.000 sumarios en el Archivo Naval de Cartagena. También las cárceles, el hambre, los bombardeos, la represión sobre las mujeres, los conventos de Murcia convertidos en campos de concentración y que albergaron a más de 4.000 presos, las persecuciones a colectivos como los gitanos, los gays y los insumisos… Por ser de justicia, verdad y reparación.

 

Añadir nuevo comentario