ir a la portada de ELPajarito.es

Un fantasma de aeropuerto

Juan A. Gallego Capel

La construcción de Corvera se inició en 2008, aunque dos años después, por falta de financiación suficiente, el Gobierno regional se vio obligado a avalar un préstamo de 182 millones de euros para terminar las obras. Es uno de varios aeropuertos fantasma que simbolizan el derroche del dinero durante el auge económico. Se gastaron cientos de millones en la construcción de esta infraestructura, pero desde el estallido de la crisis permanecen inactivos. De hecho, la Administración regional gasta importantes cantidades de dinero para mantener sus instalaciones. Hace unos años, encontraron una solución, que era abrir el nuevo aeropuerto mediante convenio con AENA para el cierre del de San Javier (el aeropuerto que funciona de la región), y trasladar las operaciones a Corvera.

“Mucho se tiene que bajar los pantalones aún el Gobierno regional para que se adjudique el contrato a AENA, y mucha es la presión a que está siendo sometida la compañía para salvarle el culo al Ejecutivo murciano”

Ramón Luis I El Grande mintió a los murcianos para poder construirlo: aseguró que sería financiado por Aeromur (grupo de empresas muy ligadas al poder del PP en la región), liderada por Sacyr, que no nos costaría ni un céntimo. No fue así y, al final, el Gobierno de Murcia regaló 200 millones de euros a la empresa constructora. La pretendida California ibérica que pretendía Valcárcel pasaba por cerrar San Javier al tráfico civil y comercial, teniendo como objetivo los dos millones de pasajeros que irían a Corvera.

AENA, como era previsible, es la única compañía que podía hacerse cargo de Corvera. Pero no crean que está todo hecho, y mucho se tiene que bajar los pantalones todavía el Gobierno regional para que se adjudique el contrato. Y mucha la presión a la que está siendo sometida la compañía por el Gobierno de España para salvarle el culo al de la Región de Murcia. A todo esto, hay que decir que me parece indecente cerrar San Javier, con un rendimiento muy por debajo de su capacidad, para sostener no sólo la viabilidad de Corvera, sino al Gobierno regional.

Mientras tanto Sacyr mantiene abierta una dura batalla judicial con el Gobierno de Murcia para lograr que le sea devuelta la concesión del aeropuerto de Corvera y frenar el concurso abierto para adjudicar la infraestructura a AENA. El consorcio Aeromur, liderado por la constructora, presentó hace meses un recurso en el Supremo contra la extinción de la concesión por parte del Gobierno regional en 2016; ya veremos en qué acaba esto. Aun así, y después de haberlo anunciado por activa y por pasiva, no sé a qué espera el Gobierno regional para demandar a Aeromur por los daños y perjuicios que ha supuesto la resolución de la concesión para los murcianos. La no puesta en funcionamiento del aeropuerto; la ejecución del aval y sus intereses; expropiaciones y los intereses de demora; las inversiones realizadas por la Comunidad y los gastos financieros de las inversiones. ¿Será porque se trata de un club de buenos amigos?

Al fin y al cabo, AENA es una empresa pública líder en el mercado de operadores aeroportuarios, y de esta manera se asegura la viabilidad de un fantasma de aeropuerto, permitiendo una solución que esperemos sea justa para los trabajadores de San Javier y la recuperación del dinero público invertido en Corvera por la nefasta gestión del Gobierno del Partido Popular en la Región de Murcia.

 

Añadir nuevo comentario