ir a la portada de ELPajarito.es

Dumping fiscal en la Región de Murcia

Juan A. Gallego Capel

Con una deuda de 8.681 millones de euros, hace pocos días el consejero de Hacienda y Administración Pública de la Región de Murcia anunciaba que, gracias a la mayor financiación del Estado y el incremento de los fondos europeos, se permitirá de cara a los presupuestos del año próximo bajar impuestos y aumentar el gasto; y claro, te quedas perplejo. El PP y su socio C’s negocian sin saber con certeza cuánto dinero ingresarán a la espera de que se aprueben las cuentas del Estado. Demuestran una total irresponsabilidad por falta de información para hacer un buen presupuesto porque el Gobierno aún no ha presentado su proyecto y, por tanto, actúan en situación de prórroga. Además, el modelo de financiación autonómica, que es el que fijará los ingresos, por ejemplo, a través de los impuestos cedidos, está aún sin aprobar.

Se pretende bonificar al 99% (ahora es del 60%), y por tanto suprimir en la práctica, un impuesto cedido por el Estado, el de sucesiones y donaciones. Se estima que 14 mil murcianos puedan acogerse a la bonificación del tributo, con un ahorro previsto de 53 millones de euros. El titular de Hacienda indicó que “nuestro compromiso era desfiscalizar el injusto impuesto de sucesiones y donaciones, para que los ciudadanos de la Región paguen lo menos posible, y lo estamos cumpliendo”.

“La política fiscal de competencia entre comunidades autónomas es un auténtico desastre: cada una está a ver quién paga menos”

Mi total desacuerdo. Y tengo que expresar que es un auténtico desastre la política fiscal de competencia entre comunidades autónomas, cada una está para ver quién paga menos. Pues bien, que lo sepa todo el mundo: la medida no beneficia a los murcianos, sino que nos perjudica; para ser más exactos, beneficia muchísimo a menos de un 2% y se perjudica un poco a todos. Lo que se paga en la actualidad: los herederos y donatarios que reciban –individualmente– bienes por 500.000 €, pagan unos 45.000 €; y si heredamos 1.000.000 €, se pagan alrededor de 115.000 €. Pues mire usted, sr. consejero: para injustos los impuestos indirectos como el IVA, que se paga lo mismo con indiferencia de la renta de cada uno. Cuando se acumula riqueza, a la hora de heredar es un proceso de equidad que una parte vaya al bien común y que los hijos de los que no tuvieran tantas amistades o cualidades tengan oportunidades de acceso a más prestaciones.

No es cierto que el impuesto sea injusto por comportar una doble imposición, ya que el causante de la herencia o el donante "ya han pagado impuestos". En nuestro sistema tributario quien paga no es "la familia" sino las personas. No se gravan los bienes, ni el dinero, sino la adquisición por parte de una persona de bienes o dinero. Exactamente igual, por cierto, que en el caso de un trabajador que gana un salario: quien le paga lo hace con dinero por cuya adquisición ya abonó innumerables impuestos, y nadie dice que el IRPF comporte una doble imposición. Ni siquiera en el caso de que sea el padre quien contrata como trabajador a su hijo.

Me parece bien que exista un mínimo exento e incluso una bonificación, y no está nada mal el límite de 250.000 euros por persona. También creo que el sistema tributario merece una revisión técnica que haga que la carga impositiva sea más proporcional y justa con la capacidad económica de cada uno. Pero gravar con una tarifa moderada a quien, a cambio de nada, recibe una herencia de más de 250.000 euros, y perder 53 millones de recaudación, no me parece una medida fiscal justa ni acertada. En definitiva, me parece un disparate porque es perjudicial para la mayoría de los murcianos, y particularmente injusto, porque beneficia únicamente a una minoría económicamente selecta. 

 

Añadir nuevo comentario